Nuestra Señora, desde el momento de su concepción, fue cubierta por el Espíritu Santo.  Como esposa del Espíritu Santo, ella es modelo de lo que nuestras vidas serían si le decimos ‘Si’ a la voluntad de Dios y nos entregamos a las acciones del Espíritu de Dios. El fiat de María la llevó hasta los pies de la cruz, a la tumba vacía y finalmente al apostento alto, donde nuevamente se postró el Espíritu Santo sobre ella. Si tenemos la valentía, como la tuvo María, de decirle que ‘Si’ al Espíritu de Dios, de abandonar nuestra voluntad por la Suya, nosotras también experimentaremos el poder del Altísimo postrarse sobre nosotras.

Recuerda que puedes activar los subtítulos en español oprimiendo la ‘CC’ que se encuentra en la parte inferior del video y seleccionando ‘Español’.

El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. (Lucas 1.35)

Preguntas de Discusión:

  1. Lee el primer capítulo del evangelio de san Lucas y discute tus reflexiones respecto al rol del Espíritu Santo en el anuncio del nacimiento de Jesús y de Juan.
  2. Cuando leemos estos textos nos damos cuenta que Dios tenía un plan y que utiliza varias personas, quienes se someten al Espíritu Santo, a llevar a cabo su plan. ¿Cómo se vuelve aparente el plan de Dios en tu vida?
  3. ¿Cómo te ha usado Dios para llevar a cabo su plan en la vida de otras personas?

 

Reflexión:

Ven Espíritu Santo.

El mismo Espíritu Santo que cubrió a nuestra Señora te cubrir a ti. Toma un tiempo para orar y considera el rol que nuestra Señora y que el Espíritu Santo tuvieron en el plan de nuestra salvación.

Ora por la gracia de ser eco del ‘Si’ de María a la voluntad del Espíritu Santo y ora que María interceda por ti.

 

Textos Claves:

El ángel le dijo: <<No temas, María, pues Dios te ha concedido su favor. Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús…>>   Lucas 1.30-35

¡Dichosa tú que has creído! Porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.  Lucas 1.45

La misión del Espíritu Santo está siempre unida y ordenada a la del Hijo (cf. Jn 16, 14-15). El Espíritu Santo fue enviado para santificar el seno de la Virgen María y fecundarla por obra divina, él que es “el Señor que da la vida”, haciendo que ella conciba al Hijo eterno del Padre en una humanidad tomada de la suya.  (C.I.C 485)

Textos y videos tomados de www.thewildgooseisloose.com

Traducidos al español por Carmen Rivera-Gómez

Pin It on Pinterest

Share This