Un Plan de Lectura

by | Aug 1, 2019 | Espiritual | 0 comments

El mes pasado encontré un plan de lectura para leer la Biblia en un año. Yo habia visto par de listas antes, pero nunca las había intentado. Esta vez decidí intentarlo y comencé el 1 de julio. Aquí te cuento cómo me ha ido.

Decía San Jerónimo que ‘desconocer las escrituras es desconocer al mismo Cristo’. Y definitivamente, hoy puedo reafirmar sus palabras. En un mes he leído varios libros de la Biblia y en cada uno he conocido un poco más el corazón de Dios. Por ejemplo, en el libro de Josué vi como Dios y Josué tenian una relación tan estrecha como la de Moisés y el Señor. De hecho, Josué y Moisés tienen muchas cosas en común. Por medio de Moisés, Dios le abrió paso al pueblo de Israel para cruzar el Mar Rojo, pero ¿sabías que por medio de Josué, Dios le abrió paso a los israelitas para cruzar el rio Jordán? Yo no tenía ni idea de ese acontecimiento.  Y eso no es todo. Hay otras similitudes entre Moisés y Josué, pero no te voy a contar para ver si las ves tú al leerlo.

Luego leí el libro de los Jueces. Es ahí dónde vi cómo el pueblo de Israel se alejaba de Dios y buscaban otros dioses y cuando ya no podian más, corrian nuevamente a Dios pidiendo auxilio. Dios los perdonaba una y otra vez y les enviaba un juez. Me recordaba las mil y una vez que yo también me he alejado de Dios y Él siempre me perdona y me recibe con manos abiertas.

 

<<Es ella un caudaloso rio muy profundo… tan profundo, que no llega a lo profundo un elefante… pero tan llano, que puede pasarlo sin ahogarse un corderillo… ¡Tal es la profundidad llana, y la llanura profunda de la Obra!>>

Les pido perdón de antemano por los errores gramáticos. El español no es mi idioma más fuerte. Escojo escribir en español porque me identifico más con los hispanoparlantes y deseo compartir esta experiencia con ellos.

El libro de Rut lo leí en una sentada. Es un libro que habla de cómo una mujer extranjera se incorpora al pueblo de Israel dejando atrás su familia, su cultura, su fe. Contrae matrimonio con un judio (o sea, forman un matrimonio mixto) y de su descendencia nace el rey David. Para Dios no hay muros, no hay una sola raza o un solo pueblo. Para Él es cuestión de nuestra fidelidad. También me encantó ver al Dios proveedor, protector, con estas mujeres viudas y pobres. 

No estoy leyendo la Biblia para estudiarla. Realmente me tomaría más tiempo de lo que tengo disponible diariamente. Leo para conocerle por medio de su Palabra. La versión de la Biblia que yo uso es la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra. (Si la compras por medio de este enlace, puede que gane una comisión por su compra.) Me encanta esa porque si quiero conocer el trasfondo de lo que estoy leyendo, los comentarios son excelentes. Yo descargué esta versión por Amazon por menos de $3.00 y siempre la tengo a la mano; en mi celular, en mi tableta, en mi laptop. Realmente puedes usar la Biblia de tu preferencia, pero te recomiendo que comiences a leerla hoy. 

Si deseas seguir el plan que estoy siguiendo,  haz clic AQUÍ, y te llevará a la página de Aleteia en inglés. Dentro de esa página verás el enlace para descargar el plan de lectura. Decía el gran Padre San Gregorio sobre la Biblia; <<Es ella un caudaloso rio muy profundo… tan profundo, que no llega a lo profundo un elefante… pero tan llano, que puede pasarlo sin ahogarse un corderillo… ¡Tal es la profundidad llana, y la llanura profunda de la Obra!>>

Anímate a conocerle mejor por medio de las cartas de amor que nos ha dejado. Mi tiempo de lectura es sagrada. Esa media hora (o menos) lo voy conociendo mejor y me voy enamorando más de Él. 

Un abrazo en Cristo y María,

Carmen

Otros Artículos de Interés

Pin It on Pinterest

Share This