Hola, mi nombre es Dinorah y yo soy la autora de Mujer, Llena de Gracia. Gracias por llegar hasta aquí.

¿Eres mujer, hija, esposa, madre y te estas volviendo loca con tanto? ¡Yo también!

¿Tienes hijos pequeños y quieres educarlos en la fe y no sabes por donde empezar? ¡Yo estuve ahí!

¿Tienes hijos adolescentes que se han alejado de la fe? ¡Mi lucha diaria!

¿Tienes una carrera, un hogar y una familia que cuidar? ¡Yo! ¡Yo! ¡Yo!

¿Eres cristiana y necesitas ayuda fortaleciendo tu fe? ¡Diariamente!

Cuando mis hijos eran pequeños quería instruirlos en la fe, quería asistir a Misa todos los domingos, quería salir una noche por semana con mi esposo, quería tener una carrera exitosa, quería ser buena hija, vecina y amiga.  Quería hacer tantas cosas, todas a la vez y no sabía por dónde comenzar.  ¿Te ha pasado a ti?

Realmente no es fácil ser mujer, hija, esposa, madre, empresaria, cristiana, vecina y amiga — todo a la misma vez.

No estas sola.  Somos muchas en ese mismo barco.

Aquí estamos para juntas compartir ideas, lecciones aprendidas, preguntas, notitas de saber o simplemente una sonrisa.

Yo, como muchos puertorriqueños, viví un tiempo en Estados Unidos y un tiempo en Puerto Rico. Actualmente vivo en Puerto Rico.  Te digo esto porque aunque todas hablamos español, no siempre usamos las mismas palabras o los mismos refranes.  Intento usar palabras universales, pero a veces se me ‘chispotea’ algo completamente puertorriqueño.  Desde ya te pido disculpas.  

¿De dónde eres?  Es un buen momento para presentarte en la sección de los comentarios.

Únete a nosotras. Te esperamos.

Si tienes alguna pregunta o quieres darme recomendaciones sobre la página, siempre estoy disponible mediate correo electrónico en info@mujerllenadegracia.com.

Hola, soy Dinorah.

Hola, soy Dinorah.

Autora de Mujer, Llena de Gracia

Soy una mujer bendecida, una hija agradecida, una esposa amada, una madre entregada, una amiga fiel, una cristiana católica, una empresaria exitosa, pero sobre todo, soy una Mujer, Llena de Gracia, como tú.  Y todos los días aprendo un poquito más de lo que la vida me quiere enseñar.

Pin It on Pinterest

Share This