Venecia se compone de 120 islas que se unen entre sí por medio de puentes.  Estas islas fueron construidas en tierras pantanosas de la desembocadura del río Po en el año 421.  Se podrán imaginar el gran problema que tienen con inundaciones, especialmente, cuando la marea está alta.  En su gran mayoría, las calles de estas islas son peatonales y no se permiten bicicletas, ni carros.  Su modo de transporte principal es marítimo.  Venecia, al igual que París, luce su mejor esplendor de noche.  Es una ciudad mágica de noche.

El corazón de Venecia es, sin lugar a duda, la Piazza San Marco (Plaza San Marcos), nombre tomado del patrono de Venecia, el apóstol San Marcos, cuyo cuerpo fue trasladado a esta ciudad en el año 829.  Esta plaza es una de las plazas más bonitas del mundo.  Alrededor de ella se encuentran la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, el Museo Correr, el Campanile y la Torre dell’Orologio (reloj).  Caminar esta plaza, escuchar la música al aire libre, ver las personas pasear, los niños corriendo… no tiene precio.

Para llegar a esta plaza puedes caminar paralelo con el Gran Canal y ver sus paisajes o tomar el ‘vaporetto’, un barco que funciona como transportación pública.  Nosotros fuimos durante el final de la marea alta y aún tenían las pasarelas altas que estaban colocadas en algunos lugares, principalmente a la entrada de la Basílica.  Las personas caminan sobre estas pasarelas en lo que la marea baja y sus calles se secan.  Luego, las autoridades venecianas, remueven las pasarelas y las colocan una encima de otra por varios lugares de la isla.  Mientras caminábamos, veíamos estas pasarelas puestas una encima de otra en puntos estratégicos, particularmente, cerca de la Plaza San Marcos ya que es la zona más baja de Venecia.  En estas fotos puedes ver la marea alta.

En la Plaza San Marcos tienen este reloj,  el más curioso que hemos visto.  Tiene la hora en números romanos y los minutos en números cardinales.  Entre la hora y los minutos, se encuentra una escultura de la Virgen María y el Niñito Jesús.  Debajo, tiene unas esferas que indican el mes y el signo zodiacal; y encima, el león con la Biblia que representa a San Marcos.  Como puedes ver en las fotos, fuimos en el mes de octubre y tomamos la foto a las 9:45am.  ¿Lo ves?

En Venecia hay tantos puentes que ni cuenta te das que al cruzar cada puente estás pasando de una isla a otra.  Aquí estamos, mi esposo y yo, tomándonos un autorretrato en uno de sus puentes, o sea, estamos entre islas.  😉  En las otras fotos puedes ver los puentes de fondo y los gondoleros.

Imposible visitar 120 islas en un solo día así que, hicimos lo que más eficiente resultaba, las vimos desde un barco.  Aquí, varias de ellas.  Algunas islas se concentran en la manufactura de botes.  Otra isla es un jardín botánico.  Fíjate en la orilla de las islas.  Ellas están reforzadas para que floten.  En una foto puedes ver el ‘vaporetto’.

Todo es hermoso, pero para mí, lo más bello que tiene Venecia es la Basílica de San Marcos.  No hay que pagar para verla, pero si logras tomar un tour de noche, nunca lo vas a olvidar.  Entras a la Basílica con una luz mínima, suficiente para poder entrar y sentarte en el centro.  Luego, comienzan a encender las luces desde el piso hasta el techo, poco a poco.  Según van encendiéndolas, van apareciendo ante tus ojos esos mosaicos, columnas y demás objetos.  ¡Es impresionante!  Hacen lo mismo durante el día, pero no impresiona tanto como de noche.

Aquí, algunas fotos del interior de la Basílica iluminada de noche.

En el sótano de la iglesia, está esta cruz.  Es un regalo de la familia Murano.  Hermosa, ¿verdad?

De día tuvimos la suerte de poder participar de la misa dominical.  La misa era en italiano y cantaba un coro de niños.  Ese sonido angelical, en esa iglesia tan impresionante y durante la celebración de la santa misa, fue lo más cercano al cielo que yo llegaré en vida.  Te diré que no pude contener mis lágrimas durante la comunión.  Al final le incluyo un video clip de este coro.  Después de terminar la misa, encontramos el lugar donde estaba el Santísimo expuesto y nos quedamos dándole gracias a Dios por este viaje y esa experiencia que acabábamos de vivir.

Luego, encendimos una vela en otra parte de la iglesia y nos fuimos llenos de la gracia divina de Dios a comer gelato, ver sus tiendas y su hermosa arquitectura.

Comente:

Dios se deja sentir a cada persona de manera distinta. Me tomó por sorpresa sentir su presencia durante mis vacaciones. Pero, Él manda y yo me pongo en sus manos. ¿Has tenido alguna experiencia similar en tu vida?

Comparte:

Ayúdanos a llegar a más mujeres dándole LIKE o SHARE al blog. ¡Gracias!

Añádete a nuestra lista:

SI DEJAS UN COMENTARIO, y quieres enterarte primero de nuevos artículos, marca el encasillado SI, AÑÁDEME A TU LISTA.
SI NO DEJAS UN COMENTARIO, y quieres enterarte primero de nuevos artículos, envíanos tu email en el encasillado donde lee SUSCRÍBEME POR FAVOR.
EN AMBOS CASOS, recibirás un email para confirmar que en realidad quieres estar en nuestra lista y que no sea que otra persona entró tu email por equivocación. Verifica tu JUNK folder porque a veces llega el email allí. Una vez entres al enlace que recibirás por email, ya estás en nuestra lista de suscriptores. ¡Mil gracias por el apoyo! Juntas, seremos Mujeres llenas de gracia.

Pin It on Pinterest

Share This